10 mandamientos para una alimentación saludable


Alimentarse correctamente significa mantener una pirámide nutricional regida, armoniosa y comprometida con los grupos de alimentos y el horario de cada comida, lo que la hace difícil para los días actuales. Por eso, vamos a presentar algunas medidas básicas, que van a mejorar tu vida, conciliando la alimentación adecuada al ritmo y demandas de la carrera cotidiana.

Tal y como se expone en la guía, la información adecuada sobre la asistencia sanitaria a través de la alimentación es un instrumento de derecho de la población que constituye un importante instrumento de apoyo y estímulo a las prácticas alimentarias saludables: Considerando los múltiples factores determinantes de las prácticas alimentarias y la complejidad y los desafíos que plantean la conformación de los sistemas alimentarios actuales, a continuación, te presentamos los diez mandamientos para una alimentación sana:

  1. Aumenta y varía el consumo de frutas, hortalizas y verduras: todos estos alimentos son ricos en vitaminas, minerales y fibras. Las vitaminas y los minerales colaboran en el mantenimiento y el buen funcionamiento del organismo. Las fibras regulan el funcionamiento intestinal, dan sensación de saciedad, y ayudan al sistema inmunológico, previniendo enfermedades.
  2. Come alubias: al menos una vez al día: varía los tipos de alubias usadas y las formas de preparación. Utiliza también otros tipos de leguminosas, como soja, garbanzos, lentejas, etc. Coma alubias con arroz en proporción de 1 a 2 . ¡El manjar es una fuente rica en proteínas importantes para la salud!
  3. Reduce la sal: el sodio es esencial para el buen funcionamiento del organismo, pero el exceso puede provocar un aumento de la presión sanguínea (hipertensión) y otras enfermedades. Evita las especias listas, los alimentos enlatados y embutidos. Usa hierbas frescas como alternativa para salar los alimentos.
  4. Reduce la grasa: Evita la carne con grasa aparente, salchicha, mortadela, frituras y bocadillos. Si vas a consumir, que sea como máximo una vez a la semana. Prefiere los alimentos cocidos o asados, leche, yogures desnatados y queso blanco.
  5. No te saltes comidas: Haz al menos 4 comidas al día: Desayuno, Almuerzo, Cena y bocadillos. El organismo regulado funciona mejor.
  6. Mantener un peso sano: verifica si tu IMC (Índice de masa corporal) está entre 18,5 y 24,9 kg/m2. Este dato mostrará si tu peso es adecuado para tu altura.
  7. Modera los alimentos ricos en azúcar: dulces, pasteles y galletas son deliciosos, pero no saludables. Para endulzar la vida, prefiera, por ejemplo, los cereales integrales.
  8. Come despacio: haz de tu comida un momento placentero. No te alimentes viendo TV o leyendo libros y revistas. Consigue un poco de tiempo para comer con total tranquilidad.
  9. Hidrátate: ¡el 60% de tu cuerpo está compuesto de agua! Por lo tanto, debes beber una media de 2 litros de líquido (6-8 vasos) al día. Toma con moderación bebidas alcohólicas y refrescos. Prefiere los jugos de fruta fresca o pulpa congelada.
  10. No olvides ejercitarte: reservar al menos 30 minutos para actividades físicas cada día. Una simple caminata por la cuadra de tu casa ayuda en el funcionamiento del organismo.

Cuidado: comienza con los pasos que creas que son más fáciles de cumplir; el hábito se adquiere con el condicionamiento. Cuando sientas que un paso ya es parte de la rutina, continúe hacia el siguiente, de forma gradual. La alimentación sana puede y debe ser sabrosa.