Obesidad en la mujer y atrofia del lóbulo temporal


En un artículo publicado en la revista Neurology, en su número de Noviembre de 2004, miembros de la Universidad de Goteborg, Suecia, se plantean investigar -en una población de mujeres en la edad media de la vida- si existe una relación lineal entre el índice de la masa corporal, de por sí un factor significativo de riesgo de padecer enfermedades vasculares, y la pérdida de masa cerebral (atrofia cerebral), pérdida que se considera un marcador de degeneración del sistema nervioso.

El índice de la masa corporal se calcula dividiendo el cuadrado de la altura corporal en metros por su peso en kilogramos; un IMC por encima de 25 es clasificado como sobrepeso y por encima de 30 como obesidad. 290 mujeres nacidas en 1908, 1914, 1918 y 1922, fueron examinadas entre 1968-1969, 1974-1975, 1980-1981 y 1992-1993, como parte de un estudio de población de mujeres realizado en la ciudad sueca de Goteborg.

En cada examen, las mujeres completaron el cuestionario de una encuesta sobre una serie de factores relacionados con la salud y el estilo de vida, y se les realizaron determinaciones antropométricas, clínicas y neuropsiquiátricas, así como análisis de sangre.

La atrofia de los lóbulos temporales, frontales, occipitales y parietales fue medida con tomografía axial computarizada (TAC) en 1992, cuando las participantes en el estudio tenían entre 70 y 84 años. Se realizaron análisis estadísticos para evaluar la relación entre índice de la masa corporal y medidas cerebrales.

Mujeres con atrofia del lóbulo temporal


Los resultados han sido que las mujeres con atrofia del lóbulo temporal tenían, por término medio, valores de 1.1 a 1.5 kg/m2 más elevados en su índice de la masa corporal, en todos los exámenes, que las mujeres sin atrofia temporal.

Los análisis estadísticos mostraron también que la edad y el índice de la masa corporal -como medida de la obesidad y el sobrepeso- eran los únicos predictores significativos de atrofia temporal.

El riesgo de atrofia temporal aumenta entre un 13% y un 16% con cada incremento de 1.0 kg/m2 en el índice de la masa corporal. No se encontraron asociaciones entre el índice de la masa corporal y la atrofia medida en las otras tres regiones cerebrales.
La conclusión de los investigadores es que el sobrepeso y la obesidad, mantenidos a lo largo de la vida adulta, puede contribuir al desarrollo de una atrofia del lóbulo temporal en las mujeres.