Elección de puertos y autentificación en Gmail

En el supuesto de que desees enviar un mensaje de correo electrónico desde una cuenta de correo distinta haciendo uso de los servidores pertenecientes a otro dominio, el primer paso consistirá en escoger un puerto determinado, así como el método de autentificación relacionado con el proveedor de e-mail secundario.

Puede ocurrir que la configuración que venga por defecto, no adecue con los instrumentos que deseas utilizar. En este caso, lo único que te quedará por hacer será llevar a cabo diversas pruebas hasta que encuentres la solución adecuada.

¿Cuáles son los protocolos más utilizados?

La Capa de Conexión Segura o SSL por sus siglas en inglés requiere de que la red en donde se encuentre conectado el cliente de correo, haya sido catalogada como “Segura” (de ahí su nombre).

Por norma general, el puerto recomendado por los asesores de Gmail para utilizar este protocolo es el 465, aunque debes considerar que algunos instrumentos no funcionan bajo esa normatividad. Si llegaras experimentar algún problema en cuanto a la conectividad, no dudes en llamar a tu proveedor de servicio de correo, para recibir información y orientación oportunas.

El otro tipo de protocolo altamente usado es el TLS o Seguridad de la Capa de Transporte. El proceso de conexión empieza en un punto calificado como “no seguro”. Después se utiliza un comando STARTTLS, para finalmente aprobar dicha conexión, antes de que se comience a enviar la información.

Al igual que en el método SSL los puertos recomendados para este tipo de herramientas son el 587 y el 25.

Cualquiera de los dos básicamente sirve para lo mismo. Es decir, ambos ofrecen un método de encriptación, el cual evita que tus datos personales (como podría ser el nombre de usuario de Gmail, tu contraseña) o inclusive el contenido del mensaje sean leídos por otras personas sin tu autorización.

Por eso es tan importante saber cuál es la medida de verificación y el protocolo con el que trabaja tu cliente de correo, ya que de otra forma los datos enviados pueden ser vulnerables.

Sin embargo, supongamos que el proveedor de correo, no tenga habilitado ninguno de los dos protocolos anteriormente mencionados. En este caso, la alternativa que te ofrece Google a través del correo gratuito de Gmail es el uso del puerto número 25 para que puedas realizar el envío de mensajes, aunque la conexión no será segura.

Otra cosa que puedes hacer en el caso de no haber completado el proceso de configuración de conexión segura, es utilizar el campo de texto “De” presente en los servidores de Gmail.

No obstante, debes tener en mente que al utilizarlo introduciendo una cuenta de correo secundaria, la dirección original de Gmail seguirá apareciendo en el campo destinado al remitente. Esto solamente se hace para evitar que los filtros de seguridad detecten este tipo de correos como “Spam”. Si bien es cierto que hay software dedicado a la gestión de correo que aun así no muestra ese campo, existen otros programas que si lo hacen, como es el caso de Outlook de Office.